En espera

No se si tocar todos los temas es variedad o vicio, lo último que estoy experimentando es el dogging gay, tener sexo con desconocidos sin ningún tipo de ataduras.

Después de haber visto gran cantidad de videos de dogging o croussing o cancaneo, la verdad es que tiene muchas maneras de llamarse, localice en Internet los lugares donde se suelen producir este tipo de citas o reuniones con el único objetivo de follar o ser follado.

Me harté de valor y un día fui en mi coche para ver el panorama de cómo se lleva este juego a término, aunque ya había leído información de cuáles son las reglas que se tienen que seguir, no dejaba de estar nervioso como un flan.

Llegue con mi coche sobre las siete de la tarde y lo aparque en una explanada de tierra donde ya había otro coche aparcado, el conductor al verme se me quedo mirando pero pasó el tiempo y no hizo, o al menos yo no lo percibí, ningún movimiento de los que dicen son señales para el acercamiento y el inicio, también pasaba mucha gente andando o en bicicleta y yo no paraba de mirar si alguno venia con la intención de buscar sexo.

Pasó casi una hora y aquello no funcionaba de ninguna de las maneras, el coche de mi lado se marchó y no viendo resultado me marche a casa con la desilusión metida en el cuerpo.

Volví a meterme en internet a seguir empapándome de cómo funcionaba esto y vi algún otro sitio donde decía se practicaba el dogging y repase las normas para no meter la pata, según los foros estas normas son muy estrictas en su aplicación.

Como en el nuevo lugar decía la información que se practicaba a cualquier hora del día, al día siguiente fui a las ocho de la mañana, se tenia que ir por un camino de tierra durante un buen trayecto y se supone que cuando pares, alguien a pie o de otro coche toma contacto contigo.

Al llegar a un cruce de caminos según pasaba, vi un coche aparcado con un tio en su interior, pare el coche dando la vuelta y aparcando a unos metros de distancia, el tio salió del coche y se puso a mear en un sitio donde yo le veía la polla perfectamente, según lo hacia miraba hacia mi coche y se sobaba la polla sin disimulo, se la guardó en los pantalones y se vino andando hacia donde yo me encontraba, yo puto primerizo, estaba disimulando haciendo que leía unos papeles, aunque no dejaba de mirar de reojo los movimientos del tio, se puso a unos cuatro metros de mi coche y no paraba de sobarse el paquete mirando hacia mí, aunque también estaban pasando ciclistas y deportistas mañaneros, el tio seguía con su toqueteo y yo tenía el corazón a cien sin saber que movimiento tenía que hacer para establecer el contacto, entonces se dio la vuelta y se fue a su coche, ya la hemos cagado, pensé, pero con la calentura que tenía me decidí a salir del coche y me acerque andando hacia el suyo, pase pegado al mismo y vi que estaba tocando el dial de la radio, menuda mierda pensé, que hago le entró directamente, espero a que me haga algún gesto, ya no sabia que hacer y me planteaba marchar a casa y olvidarlo.

Al pasar de nuevo junto al coche, vi que se había sacado la polla, que tenía tiesa como una estaca, y se la estaba magreando como haciendo una paja, sigo, me paro, le entro, que coño hago, el tio se me quedo mirando e hizo un gesto con su mano dirigiéndola hacia su polla invitándome a hacer lo mismo que él, rodeé el coche y me puse en la ventanilla del conductor donde estaba sentado, seguía pajeandose y me dijo: quieres seguir con lo que yo hago, sin decirle nada mire en todas direcciones y al no ver a nadie en las inmediaciones metí el brazo y agarre su polla que tenía caliente y palpitante, comenzando a subir y bajar en todo su recorrido, desde la base hasta la punta, el tio echo la cabeza hacia atrás y dijo que rico me lo haces, no pares.

Yo seguía nervioso perdido, aunque caliente como una plancha, porque seguían pasando personas que me obligaban a parar en mi pajeo, entonces le dije, no hay un sitio donde pase menos gente, me gustaría comerte la polla y sacarte toda tu leche, vale sube que vamos a un sitio cerca.

Un poco mosca subí a su coche y siguiendo por el camino un pequeño tramo, llegamos a una especie de casa de labor que estaba casi derruida en su totalidad, lo bueno que tenía era que como el camino no tenía salida, los ciclistas y transeúntes no lo solían utilizar.

Paro el coche y de nuevo se saco la polla dándole unos pequeños toques para que de nuevo se pusiera en forma, cosa que no tardo en hacer, agarre de nuevo el mástil y reanude el movimiento de sube baja, el tio echó el asiento hacia atrás subiendo el culo para tener mejor contacto, se estaba poniendo caliente a más no poder y empezó a soplar con fuerza, no tenias ganas de comerme la polla, pues aquí la tienes, agarró mi cabeza por la coronilla y me la bajó hacia su polla, abrí la boca acomodándola a lo que me iba a meter y agarre con mis labios la cabeza que chupe y ensalive con un placer inmenso, el tio no paraba de decir lo bien que se la estaba chupando y lo que estaba disfrutando con mi mamada, me preguntó si quería que me tocara mi polla, le dije que ese día solo quería disfrutar haciéndoselo a él, pues no pares que lo haces perfecto, me dijo.

La polla cada vez estaba más dura y él seguía soplando y diciéndome lo bien que lo estaba pasando, noté como empujaba su pelvis hacia arriba, indicando que estaba llegando al momento de soltar leche y yo incremente mi ritmo metiéndome la polla hasta donde podía aguantar sin vomitar, puso sus manos encima de mi cabeza y comenzó a soltar por su boca todo tipo de palabras, me estas corriendo, joder como me corro, que mamada bestial, que bien la chupas maricón, que bien la chupas hostias y por su polla lo que soltaba no eran precisamente palabras, eran unos chorros de lefa que parte recorría mi garganta hacia mi estomago y el resto salía de los lados de mi boca y caia encima de sus huevos.

Le limpie la polla a conciencia, dejando la cabeza que me había encantado chupar, brillante y reluciente, se subió el calzoncillo y los pantalones, arrancó el coche y me llevó donde tenía el mío, gracias por la mamada me dijo, si vuelves por aquí me gustaría repetirlo, yo vengo sobre esta hora casi todos los días, es posible que vuelva pero entonces me gustaría disfrutar a mí, espero que si lo hago te ocupes de mi culo y la leche que hoy me he tragado, se lo eches a el, si vuelvo espero darte alguna otra sorpresa.