Mi primera penetración

Yo siempre fui activo, hasta que me decidí que soy pasiva, así que sólo una vez me penetró una travesti, costó, era virgen, pero entró y no porque fuera muy grande, pero una vez adentro fue la gloria. La historia fue así: la conocí por una linea de telefono, franeleamos bastante por telefono, pajas por teléfono hasta que nos encontramos, apenas estuvimos en la habitación empezamos a besarnos, ella empezó con unos besos de lengua bellísimos, la primera vez que besaba a una travesti, obvio que le respondí con lengua a full, lo cuento, lo escribo y ya estoy excitada, luego de un rato así, darla vuelta y apoyarla y que ella me apoye, va al baño y se cambia, bombacha, corpiño y baby doll, casi le pido de intercambiar ropa, pero bueno, ella era la mujer, seguimos besándonos, cama, le corro la bombacha y ahí estaba su maravilla, no muy larga pero gruesa, le pongo un forro y le digo que me enseñe a chupar, que no sabía, me mira, sonríe y me dice abrí la boca y me la ofrece, aprendí al toque, me la devoré, le saco la bombacha, me pongo forro, se lubrica y le entro, despacio, gemiditos divinos y entró a hacerle el amor, una vez adentro me apreta el pene con su cola que parecía una mano de como me lo apretaba, le digo que estaba riquisimo lo que me hacía, me mira y sonríe y me pregunta si me gusta y le digo que sí, a todo esto, mientras la penetraba, le agarro su dotación masculina y la masturbo y se empiez aa quejar y le digo si le dolía y me dice que sí, le pregunto si quiere que se la saque y me dice que sí, yo no obligo ni fuerzo a nadie así que se la saqué y nos quedamos acostados un rato, la miro y le digo «me cojés» y me dice «seguro» le digo «sí» y me dice la palabra más maravillosa que he escuchado «sentate» al toque le pongo forro, se la lubrico, me lubrico y me siento, dolía bastante y no entraba y yo ya me había metido cosas, desodorante, el más maravilloso que me penetré hasta ahora fue el impulse, me sentí plena como mujer, totalmente llena, con el desodorante ese, lo recomiendo, también me había metido velas, lápices, consoladores, pepinos, zanahorias, algunas mujeres me habían cojido con aparatos de cintura, etc, pero lo que más deseaba, un pito real, y este que no entraba, me dice Alejandra, así se llamaba, «dejá, no sigas» le digo «no, quiero que me entres, esperá» me pongo más gel en la cola, un poco por adentro del ano y le pongo en su dotación masculina y me vuelvo a sentar, me voy moviendo hasta que se me abre y siento como me entra, centímetro a centímetro, cuando entra todo le digo, «me desvirgaste» y ahí como una tonta me pongo a llorar, de felicidad, me quedo ahí sentada para que ella me penetre pero no se mueve, entonces empiezo a moverme yo y me dice «pará, sacatela, cambiemos de posición» me la saco y me acuesto boca arriba para recibirla, mi posición preferida pues es ultra pasiva y me dice «no, en cuatro ponete, te va a entrar mejor» le hago caso y entró totalmente y sin esfuerzo y me entro a masturbar, no me bombea, así que yo medio me muevo y de golpe empuja y siento su bolas en la puerta de mi cola, como queriendo entrarme, acabé un chorro de semen impresionante, mucho no le gustó porque quería que le acabe en los pechos, me la saca, se acuesta y empieza a masturbarse y acaba un chorro que le llega casi a las tetas, a todo esto yo la miraba, voy al baño, me lavo la cola y me doy cuenta que estaba sucia, me dio una verguenza que no se dan una idea, pero bueno, ya estaba, vuelvo a la cama y empiezo a masturbarme metiéndome los dedos en la cola, le digo que me penetre y me dice que no y me dice que me ve masturbarme, pero dejo de hacerlo porque quería tenerla adentro mio, quería su piel, su carne dentro mio, pero no quiso, nos quedamos en la cama un rato besándonos y tocándonos y nos fuimos y no volví a verla. Por eso que fue una pentración maso, digo que sigo siendo virgen, al margen que ya pasó tanto tiempo… Historia real
Espero comentarios
Besos a [email protected]